Roig Arnal, Juan

Desarrolló su producción desde 1956 a 1994 y, tal como destacaban en los recordatorios, era sobrino de José Arnal, escultor que cinceló el mausoleo de Manuel Granero en el Cementerio General y autor de hasta cuatro ninots indultados.

La principal virtud de Juan Roig fue la de ser un cazador de primeros premios. Un total de 16, lo que le convierte en uno de los más galardonados de la historia. Logrados, además, en una época en la que había muchas menos secciones en juego, pero en la que raro era el año en que uno de los máximos galardones no iba a parar a sus vitrinas.

Además, era un especialista en las categorías medias, donde la competencia es mucho mayor. Tan sólo plantó una vez en Especial, en 1973, donde consiguió un sexto premio. Se caracterizó, además, por sus siete primeros premios de ingenio y por la confianza que inspiraba, demostrada en numerosas renovaciones en las 116 veces que plantó.

Recientemente, y mucho más joven, también ha faltado Enrique García Ibáñez, uno de esos artistas habituales en las categorías modestas y de larguísima producción hasta 2010.