José Azpeitia Ureña

Madrid el 19 de Septiembre de 1936

Fué el cuarto de cinco hermanos. En plena Guerra Civil se trasladaron a Valencia. A los 14 años entró en la Escuela de Artés y Oficios de la calle Museo. Octavio Vicent se fijó en sus trabajos y le propuso trabajar en su estudio que estaba en la calle Conde de Trenor.

Colaboró en la falla que proyectó Dalí y realizó Octavio Vicent en la plaza del Caudillo en 1954 y la de 1955. Hizo el servicio militar como voluntario, lo que le permitió el ingreso en Bellas Artes. Los primeros cursos los realizó en Valencia y terminó la carrera en Madrid a los 25 años. En 1961 volvió con Vicent y colaboró en la realización del monumento al maestro Serrano. Alquiló una nave en Xirivella y realizó sus primeras fallas en 1962 para las comisiones de Castellón – Segorbe y Mercado de Ruzafa.

En 1966 le fue reconocido su mérito artístico con la concesión de la Tercera Medalla Nacional de Escultura. Este galardón vino a resumir las grandes virtudes plásticas que atesora este Artista y que en su faceta de monumentalista fallero se ha traducido en ser un academicista nato, junto a un dominio de la caricatura. Uno de sus monumentos mas recordados fue el que llevó a cabo, junto a José Ballester Peris, para la Falla Fernando el Católico – Ángel Gimerá, en 1968 bajo el lema «Coqueteríes».

Fue profesor de la Escuela de Artes y Oficios en 1969 y después también lo fue de Bellas Artes en San Carlos. Continuó con la realización de fallas y adquirió una nave en la Ciudad Fallera que estrenó con la célebre falla del «Pato» de la Falla Exposición – Micer Mascó, en 1970. En 1973 obtuvo el Ninot Indultat con la figura «El Palleter» de la falla Marqués de Montortal – José Esteve. Su última falla la firmó en 2003. Actualmente realiza trabajos escultóricos.