Vicente Luna Cerveró

VICENTE LUNA CERVERÓ
Valencia 1925

Durante su infancia su padre, carpintero de la Casa de la Misericordia, le pone en contacto con las técnicas propias de este oficio, hasta que en 1939 entra como aprendiz en el taller de Hurtado (maestro taUista) y Tarazona (escultor y profesor de dibujo) que esporádicamente abordan la construc­ción de fallas. Esta actividad la compagina con sus estudios de dibujo y modelado en la Escuela de Artes y Oficios. Al disolverse la empresa en que trabajaba Carlos Tarazona se convierte en su maestro fallero, sin embargo su dedicación absoluta a la artesanía fallera todavía tarda en consolidarse. En 1951 realiza independientemente su primera falla («In­dustria y comercio», Juan Llorens-Calixto III) y en 1955 de­buta en la Sección Especial realizando durante tres años el catafalco de la PI. del Dr. Collado. Su consagración, no obs­tante, se remonta a la década de los 60 con sus fallas para las comisiones de Convento Jerusalén («Los torneos», 1961 y «La campanil», 1962), de la PI. del Mercado Central («! va bola!», 1963; «Gat per liebre», 1964) y de la PI. del Cau­dillo («Horno sapiens», 1965).

Su admiración por Regino Mas se aprecia en su recia factura de corte clásico, sobria y elegante no exenta de una gran dosis de ingenio y gracia, fruto de su habitual colabora­ción con José Soriano Izquierdo. Pero, más relevantes resul­tan aquellos catafalcos en que bajo los habituales patrones neobarrocos hace una concesión a la caricatura («La marxa de la ciutat», «El purgatori» «Espanya és diferent», PI. Mer­cado Central, 1970, 1971, 1972).

Su maestría y su coherente trayectoria artística le con­vierten en el artista idóneo para materializar ininterrumpi­damente la falla de la plaza mayor de la ciudad de 1973 a 1983.

Vicente Luna, aún cuando se halla generalizada la ten­dencia de modelar íntegramente en cartón las figuras, recu­rre hasta bien avanzados los 60 a la cera y al uso de peluco­nes y vestidos en un afán de conferirle un mayor naturalis­mo a sus ninots, de entre los que destacan los grupos indultados: «Pastor i borreguets», «Una fregada de panxa» {PI. Mercado Central, 1963 y 1964), «Fetillera» (PI. Caudi­llo, 1965) y «La Porquerola» {PI. CaudiUo-San Vicente, 1965).

Al margen de la actividad faUera, Luna es un especia­lista en el arte efímero. Ha elaborado carrozas y motivos pa­ra ferias y festivales nacionales e internacionales y figuras de cartón-piedra para grandes superproducciones cinemato­gráficas («Lawrence de Arabia», «55 días en Pekín», «Viaje al fondo de la tierra», etc.) y obras teatrales. También ha rea­lizado diversas esculturas en bronce para el Museo Taurino de Valencia que revelan una gran pasión por la tauromaquia, su vocación frustrada.