Soriano i El Grafópata

Soriano al costat d’un «ninot» de Pumby

Pseudónimos: Soriano, Izquierdo, Ele, Ley, Pepe, Pepet, Sor, Joe, S. Izquierdo, El Tío Pep

Tipo de obras: TBO

Nació en Valencia el 14 de abril de 1.908 y falleció en la misma ciudad el 21 de agosto de 1.996.

Puede decirse que Soriano Izquierdo vio nacer TBO ya que en 1.917, cuando él tenia 9 años, su abuela regentaba un quiosco de venta de periódicos y revistas en una calle céntrica de la capital del Túria. A él le entusiasmaba tanto esta revista que la colocaba en un lugar preferente del escaparate. En 1.926, a la edad de 18 años, emigró a Barcelona. De la mano del famoso escritor catalán Josep Pla entró en TBO, casi al mismo tiempo que empezaba a colaborar en muchas revistas catalanas de la época como: L’Esquella de la Torratxa, Papitu y La Calle, esta última dirigida por el periodista Pérez de Rozas. Desde Barcelona dibujó también para la revista anticlerical valenciana La Traca, con el pseudónimo Ley.

Finalizada la Guerra Civil, el editor de La Traca, Vicenç Carceller, fue fusilado junto con Méndez Álvarez, otro de los importantes dibujantes de la primera época de TBO. Como pudo, Josep Soriano regresó entonces a Valencia y creó la Pandilla Pionero que, años más tarde, se convertiría en Jaimito. También creó la revista del frente republicano Trincheras y el catón Cartilla del Miliciano para los soldados analfabetos.

No es extraño, pues, que Soriano después de 1.939 pasase algunos meses escondido en una feria de su tío en Andalucía, ya que, además durante la contienda, colaboró dibujando para la prensa comunista también con el pseudónimo Ley. Al acabar la guerra entró a formar parte de la Editorial Valenciana, donde creó y dirigió las publicaciones juveniles Jaimito, Mariló, S.O.S. y almanaques navideños de Roberto Alcázar y Pedrín, El Guerrero del Antifaz, Purk el Hombre de Piedra y Almanaque de Locos, aunque dejó de publicar este último tras una visita que realizó a un manicomio.

También bajo su dirección, la revista Pumby consiguió por dos veces el Premio Nacional de Publicaciones Infantiles que otorgaba el gobierno de aquellos años. Soriano Izquierdo en 1994, con cerca de noventa años, continuaba siendo un magnífico dibujante y un excelente guionista, además de un brillante proyectista, escultor, pintor y constructor de fallas.

Todos los dibujantes que posteriormente han pasado por la Editorial Valenciana –a lo largo de tres etapas– tienen una cuenta pendiente con Soriano, quien, además de ayudarles en la creación de títulos y personajes, trabajó como comodín y dibujó centenares de páginas y portadas, tanto de personajes suyos como de los dibujantes Palop, Serafín, Sanchís, Karpa

Soriano Izquierdo era, posiblemente, el único dibujante en TBO que trabajó de negro entintando para Ricardo y su hijo Alfredo Opisso en aquellas abigarradas páginas de la primera época de TBO de los años 1.935 y 1.936.

========

Esta biografía (rectificada de fechas) fue publicada en el catálogo “Els dibuixants de TBO dibuixos originals 1917-1960” escrito por un servidor de ustedes, Lluís Giralt y diseñado, al frente del equipo de Plumilla Publicitat, por Josep Renalías i Guitart, con motivo de la exposición de dibujos originales que se efectuó en el Museu d’Art de Girona del 22 de octubre de 1.994 al 12 de marzo de 1.995, la cual fue un auténtico éxito de asistencia. Aprovecho para ver si se subsana el error de la Fundación Arte y Derecho, donde como autora de este catálogo aparece Carme Martinell i Callicó, que si no recuerdo mal era la comisaria de la exposición. Estoy seguro que habrá sido un error de imprenta, como se comenta en estos casos.

========

Como siempre, intentamos que lo que se escribe en las páginas de los dibujantes de TBO, sea verdad y nadie pueda dudar de la veracidad del escrito. Esta biografía está entresacada de la historia escrita por el mismo Soriano como pueden verse en la foto 1 y 2. Me explicaré de como tenemos este documento: a primeros de septiembre de 1.994, en un viaje comercial a Valencia donde me acompañaban Josep Renalías i Guitart, director de arte de nuestra agencia de publicidad y mi hijo Lluís Giralt i Bagan, asesor en marketing, aprovechamos y fuimos a visitar a Soriano Izquierdo, el cual nos recibió con los brazos abiertos. El dibujante, un señor menudo con 86 años, nos presentó a su señora y nos invitó a un café de los que te desvelan. Cuando le hablamos de nuestros proyectos de exposiciones de dibujos originales exclusivamente de TBO, nos hizo patente su entusiasmo y sus ojos vivarachos se le iluminaron como si quisiera entrar en el túnel del tiempo. Con cierta nostalgia nos habló de su colaboración en TBO, que aunque corta, fué intensa. Dijo que los dibujantes que colaboraban en la revista de los años 30 se ganaban muy bien la vida, y tienía vivos en la memoria los fatídicos primeros días de nuestra Guerra Civil.

Lo contaba así: -“Era sábado. Iba camino a la redacción de TBO a entregar mis trabajos, cuando escuché como unos petados. No le di importancia, hasta que observé que en medio de la calle, yacía  un caballo muerto por disparos. El caballo, con su guarnición me pareció que pertenecía a un guardia de asalto. La gente corría de un lado para otro. El ruido de disparos de aquí y de allá me hizo comprender que “aquello” iba en serio. Como pude, llegué a la calle Aribau y allí con el director de TBO comentamos lo que estaba ocurriendo. Joaquim Buigas, un hombre que nunca olvidaré, me dijo unas sabias palabras:“- Amigo Soriano, váyase usted a Valencia, al lado de los suyos que aquí van mal dadas y las calles de Barcelona ya son peligrosísimas. Y le hice caso”.

La conversación fue animada, y cuando vio que tomábamos nota de su biografía no dijo- “No apuntes, que ya te escribiré una carta explicándote mi historia”. También se quejó de que no tenía ni un original de la época de TBO, (cosa habitual en los dibujantes de la época) y al cabo de una semana, le mandé dos de los mejores de mi colección.

Su primer original lo publicaba en el TBO número 987 del 15 de abril de 1936 y fue en la página 10 con una historieta de cuatro viñetas titulada “Astrónomo a la fuerza”.Por lo explicado se comprende que la colaboración de Soriano Izquierdo fuese breve en esta célebre revista, tal como hemos explicado su primera aparición en el semanario, está fechada en abril de 1936, y si mis datos no me fallan, es en el TBO 1.017 con fecha 9 de diciembre de 1936 que le publican sus últimos dibujos. Y se despide con categoría: con una portada “La caza del pelícano” y en su interior, una tira en la página 2 y otra historieta de 4 viñetas en la página 8. Es decir que Soriano Izquierdo colaboró en la revista TBO nueve meses con aproximadamente 30 historietas. También fue un excelente colaborador  en “El Cuento Infantil Suplemento de TBO”  en la que podemos ver sus ilustraciones en 1940. Era material que había realizado y quedó para cuando fuese necesario publicarlo, cosa que le complacía al director porqué lo hacía como inversión. Por ello podemos ver en la “El Cuento Infantil Suplemento de TBO” número 17 correspondiente al 18 de febrero de 1940, las ilustraciones del cuento “El rey encantado” con tres dibujos de Soriano y en la penúltima página una tira del mismo. Es decir, cuando se publicaron sus dibujos  Soriano ya había viajado a su Valencia natal 4 años antes de esa publicación. Todo hay que decirlo, de esta serie el primero está fechado el 9 de junio de 1936 y el número 17 lleva la fecha 13 de febrero de 1940, es decir, en 4 años, que yo tenga constancia salieron 17 números.

Después de esta visita en el domicilio valenciano de Soriano Izquierdo, ya no nos vimos más. Si que nos carteamos (no existía el mail) y tal como prometió, me remitió una carta con su historial profesional, lo que se llama el “curriculo” que os la muestro en las fotos. Como anécdota al despedirnos dijo: “-Mi apellido es facil de recordar, acordaos de una monja (Sor) y la parte más profunda de las posaderas (ano)». Nos dió un abrazo y Josep Renalías le mostró un apunte de caricatura (ver foto) que prometió mandarle en “limpio y a color”. La hizo y se la mandó. En aquella época Renalías firmaba “Yabu” (de Yabushita)  y no  “Rana” como en la actualidad. El boceto lo guardé yo en mi carpeta de “Dibujantes Valencianos” como oro en paño y hoy, después de tantos años, sale a la luz.

Lluís Giralt, el grafópata que llegó a abrazar a Josep Soriano Izquierdo.