Modesto González Latorre

MODESTO GONZÁLEZ LATORRE
Valencia 1909

Su trayectoria artística se inicia hacia 1923 cuan­do se instruye en el taller de imaginería de Pío Mo­llar, actividad que compagina con el estudio de dibujo, modelado y escultura en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos. Más tarde se especializa como decora­dor, faceta que alterna con la construcción de fallas desde 1932.

En fechas en que la monumentalidad y el cuida­do estético ya han desplazado los viejos moldes falle­ros,. su producción se adscribe a la tendencia imperante, si bien la destreza y soltura con que afronta las proporciones mastodónticas imprime cierta lige­reza a sus fallas.

Modesto González es, ante todo, un gran obser­vador de la realidad que caricaturiza minuciosamen­te hasta el detalle más imperceptible de ésta, y se mantiene fiel a sus convicciones aun cuando en la post­guerra se trate de imprimir severidad y dignidad ar­tística a las fallas («Las fallas son fallas sin necesidad de mezclarlas con el arte»). De este modo, como con­traposición a Regino Más, del que se convierte en el más firme competidor durante los años 40-50, sus obras siempre estan presididas por algún motivo gro­tesco abordado con maestría plástica, mientras que el retrato queda relegado a los repiés.

Destaca también como rasgo propio de su estilo la disposición de diminutos grupos de figuras que re­llenan los espacios secundarios y libres de la falla.

Cuando los artistas se ven obligados a recurrir a una plantilla de especialistas a la hora de afrontar la realización de varias fallas al mismo tiempo, Mo­desto se revela, además, como un hábil coordinador del equipo, de tal forma que sus fallas nunca pierden su sello personal.

Retirado de la actividad fallera desde 1962, en 1979 dirige a los falleros de la Comisión Av. José Antonio-Maestro Serrano la construcción de su cen­tenaria falla.

En 1943 su «Cacauera» (PI. Merced) es indulta­da del fuego por votación popular.

También se ha especializado en la construcción de carrozas para cabalgatas y festejos, destacando al respecto las realizadas para el Día de América en Ovie­do o para el Centenario de Palafox en Zaragoza.